view updated

Un Accidente Memorable

MC McKinley

Todo el mundo dice que una hermana es su mejor amiga. Ella estará ahí para todo lo que necesites. Una hermana mayor querrá ayudarte mientras que una menor intentará ser como tú. Una hermana mayor se supone que es un modelo a seguir y te enseña cosas sobre la vida. Ella es quien te permite pedir prestada ropa que aunque te quede grande quieres usar de todos modos.

Mi hermana es exactamente lo contrario. Ella tiene dos años y medio más que yo. Somos idénticas y nos han comparado durante todas nuestras vidas. Ella era una gran jugadora de baloncesto, pero yo era mejor en voleibol. Ella se metió en la sociedad nacional de honores, así que yo tuve que hacerlo también. Desde que le dije que no por primera vez, nuestra relación ha sido una constante competencia.

La mayoría de mis recuerdos de infancia comienzan con mi hermana diciendo " Vamos Mary Catherine. No vamos a tener problemas por esto. Lo prometo. “Entonces la mayor parte de mis recuerdos terminan con mi madre diciendo que estábamos castigadas. Mi mamá siempre amenazó con castigarnos por vida si alguna vez la avergonzábamos en público con una de nuestras peleas. Si se hubiera mantenido fiel a esta amenaza, creo que todavía estaría castigada.

Cuando yo tenía siete años de edad, estaba sentada en la parte trasera de la vieja camioneta roja de mi papá. Yo y mi hermana estábamos esperando que mi padre se subiera al automóvil. Recuerdo perfectamente cuando me hermana encontró un ojo plástico que había utilizado para hacer artesanía. Ella lo recogió y lo miró y yo debí haber pensado que algo malo iba a suceder. Mi hermana me miró y luego miró al ojo plástico y antes de darme cuenta lo había pegado profundamente en mi oído. Mi papá se metió en la camioneta antes de que yo me enojara con mi hermana y no dije nada porque no quería meterme en problemas.

Unas semanas más tarde fui a una consulta con el médico otorrino. Esto era normal para porque tenía problemas de audición cuando era niña. Todavía no le había dicho a mi mamá sobre el ojo de plástico que tenía en mi oído. El médico llegó y comenzó el procedimiento de chequeo normal. Estaba hablando con mi madre cuando de repente, miró mi oído y se detuvo. Dijo " Señora McKinley, hay algo mirándome. "Mi mamá claramente estaba confundida y el médico repitió lo mismo. Los dos me miraron y yo simplemente le dije que mi hermana lo puso ahí hace un tiempo. Mi madre estaba avergonzada y humillada pero preocupada. Ella no quería que ese objeto de plástico causara problemas y dañara más mi audición.

Nunca me han gustado los procedimientos médicos. No me gustan las agujas y la cirugía e ir al médico por cualquier cosa. Antes de que pudiera protestar por lo que estaba pasando, me habían puesto en una mesa de operación y tenía a cinco enfermeras sujetándome mientras pateaba y gritaba. El doctor escarbó en mi oído tratando de sacar el ojo de plástico mientras que mi madre se quedó mirando. Para mí, esto llevó una eternidad, pero en realidad fueron sólo un par de minutos.

Cuando llegamos a casa, pensé que mi vida había terminado. Pensé que iba a ser castigada hasta mi muerte. Mi madre no tenía palabras para o mi hermana. Ella sacudió su cabeza y nos dijo que nunca deberíamos hacer algo como eso de nuevo. Creo que mi mamá debería habernos castigado más seguido porque las peleas entre yo y mi hermana continuaron hasta que las dos nos fuimos a la universidad.

Mi mamá y hermana ahora pueden mirar hacia atrás y recordar todas las peleas, discusiones y accidentes que tuve con mi hermana y reírse de estas. Sin embargo, yo sigo pensando que fue una infancia terrible. Mi infancia y relación con mi hermana me convirtieron en lo que soy, pero dejaron algunas cicatrices.