view updated

Un verano de AMIGOS

Lesliey Garza

Hace cinco años fui voluntaria para un programa que se llama Amigos de las Américas. En corto, es un programa que manda a voluntarios de todas partes de Estados Unidos a un país de latino América a hacer servicio comunitario. Mi primer verano me toco ir a Paraguay. En Paraguay hice tres proyectos grandes. El primer proyecto fue construir 30 letrinas. Primero tuve que visitar 30 familias que señalaban necesidad para una letrina nueva. Mi segundo proyecto fue construir un jardín comunitario con la ayuda de la comunidad. Y mi tercer proyecto fue dar clases sobre higiene a los estudiantes de la comunidad. De los tres proyectos mi favorito fue construir el jardín.

Para empezar, tuvimos que hacer un viaje corto a la capital de Paraguay, Asunción. Ahí compramos todos los materiales que se usaron para el jardín. El día de compras mi compañera Cynthia, compro todo lo necesario como las semillas, tierra, fertilizante, etc. Yo hice cosas distintas. Tome el mapa de la capital y vi que había un evento de culturas. Cogí mi mochila, las cosas que compre en la ciudad, y corrí hacia donde estaba Cynthia. La tomé de la mano y no le dije hacia donde hibamos a ir. Corrimos para alcanzar el camión. Cuando llegue al evento no pude controlar la emoción. En el evento vi muchas cosas que nunca había visto. Hable con personas que estaban vestidas en ropa tradicional de Paraguay. También escuche como estas personas hablaban el Guaraní. Una lengua vieja y tradicional para los Paraguayos. En el evento tome un que se llama téreré. Estuve tan emocionada con todo lo que estaba pasando que se me olvido de mi compañera Cynthia. Tuve mucho miedo por que estábamos en un país nuevo donde no conocía a mucha gente. Corrí a todas partes del evento y grite el nombre de Cynthia, y no vi señal de ella. Cuando decidí de parar me senté en una banca y cuando miré al piso había una bolsa de la tienda de donde Cynthia y yo compramos los materiales del jardín. Cuando miré hacia arribe vi que Cynthia estaba hablando con una persona. Grite su nombre y cuando voltio me sentí aliviada que nos habíamos encontrado. Después regresamos a nuestro pueblo a descansar. Al día siguiente tome las cosas que habíamos comprado para el jardín y empeze, con la comunidad, la construcción.