view updated

Composicion 3

Melin Portillo

                                                   Mi Primer Amor.

   Se puede jugar en muchas formas. Sea 11 contra 11, 10 contra 10, 5 contra 5 o 4 contra 4 el fútbol es magnífico. Lo puedes jugar en la primavera, verano, otoño o invierno. Bajo las luces o a pleno sol del día el futbol no tiene horario. Si no lo juegas lo puedes ver en vivo o por televisión o escucharlo por la radio. Este deporte me ha dado muchos momentos de alegría y tristeza.

Desde chico he estado jugando este gran deporte. Y desde chico he estado enamorado. Recuerdo mi primer balón que mis padres me regalaron. Era roja, pequeña, redonda y de plástico. ¿Quién iría a pensar de la gran importancia que llegaría a tener este balón en mi vida? Empecé a cargarla a todo lugar que fuese pegándole contra paredes o cualquier obstáculo que se me atravesara. Mi primera cancha en la que jugué con esa pelota fue pequeña y sin césped con las porterías hechas de piedra. Junto a mis amigos los dividimos en cuatro contra cuatro para jugar mi primera potra. No sabíamos todas las reglas pero jugábamos para divertirnos. En esta cancha y potra llego mi primer gol. Cargué la pelota entre mis pies a lo largo de la banda izquierda. Corriendo lo más rápido que podía logre conectar mi pie izquierdo con el balón y dispare. El disparo fue rasó y con dirección hacia la portería.

   ¡Dentro la pelota y allí cayo mi primer gol! Fue una sensación grandiosa porque allí me di cuenta que estaba enamorado. ¿Enamorado a tan pequeña edad, loquera no crees? Pero no hubo otra explicación fue una sensación que todavía me da cuando juego. Ese primer gol fue indicativo a la gran parte que el fútbol llego a tener en mi vida. Mi primer partido llego varios años después del gol pero también lo recuerdo como si fuese ayer. Fue en el invierno con mucha nieve con el equipo de la escuela que atendía. Tenía la misma sensación que tuve cuando jugué potra en la cancha con mis amigos. Mi primer partido trajo mi primera victoria en un partido oficial.

   Desde allí he ganado y perdido partidos e trofeos pero mi amor hacia el fútbol solo ha crecido. El fútbol me ayudado a crecer como persona e atleta. Cada vez que toco una pelota y dentro a una cancha todo problema y ansiedad que tenga se desaparece. Me ha vuelto un apasionado a todo lo que hago. El futbol fue mi primer amor porque me a ensenado a sonreír, gritar, valorar y muchas otras emociones. Emociones que no cualquiera tiene en una relación con otra persona. Este amor es magistral al que muchos sueñan en tener pero no lo logran.